LA GACETA SIDERAL
Boletín No Oficial de Ciencia y Administración Pública
Material y Métodos

 

Algo sobre mí

Soy Salvador Robles Fernández. Estudié en Barcelona: biología (UB), medicina (UAB), farmacología profesional (UB) y derecho (UB). También he hecho cursos de economía, informática, bioingeniería, estadística y otras disciplinas, en Barcelona, Madrid y fuera de España. Sobre todo, soy una persona curiosa, que disfruta explorando nuevas ideas y disciplinas.

He trabajado como alumno interno en el Departamento de Fisiología de la UB, y como becario de investigación en el Departamento de Inmunología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. También he trabajado en la Universidad de Granada y en el ámbito privado (“Unió Catalana d’Hospitals”).

Mis últimos 25 años laborales, he venido trabajado como funcionario directivo de la Administración pública: soy Administrador Civil del Estado (TAC) y pertenezco también al “Cos Superior d’Administració de la Generalitat de Catalunya”.  Desde 1992, vivo en Madrid, donde he tenido ocasión de trabajar en distintos Departamentos: Ministerio de Sanidad, Ministerio de Medio Ambiente, Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Ministerio de Industria y Ministerio de Fomento (en el que, en distintas fases y ocupando distintos puestos, he trabajado más de 9 años; incluyendo la última etapa, desde septiembre de 2012 hasta la fecha).

 

 Algo sobre estas publicaciones

En mi trabajo diario en la Administración del Estado, he podido constatar que muchos de los principios y leyes que permiten entender la estructura, funcionamiento y evolución del mundo físico y biológico del que formamos parte, pueden resultar de gran utilidad para explicar la organización y funcionamiento de las Administraciones públicas, y pueden, también, aportar orientaciones útiles para mejorar la eficiencia y el rendimiento de los servicios públicos. Al mismo tiempo, la Administración podría sacar partido de la metodología y desarrollos matemáticos elaborados para aproximarnos a sistemas complejos, como los ecosistemas.

Sin embargo, las ciencias básicas y la Administración pública, en su práctica cotidiana, en sus leyes consolidadas y en sus propuestas teóricas más innovadoras, parecen comportarse como auténticos “universos paralelos”, que se ignoran y desconocen. Existe, por supuesto, una administración de la ciencia y de la I+D, unas políticas de fomento de la actividad científica, pero eso es otra cosa. De lo que hablo, y de lo que apenas puede encontrarse alguna traza en la configuración de la Administración pública, es del pensamiento científico: leyes y principios básicos de nuestra interpretación científica del mundo, como las  leyes de la termodinámica,  el “principio de acción mínima”, los flujos de materia y energía, los “saltos cuánticos”, o los mecanismos genéticos de almacenamiento y transmisión de la información, por poner unos ejemplos claves, están permanentemente ausentes cuando se apila la información y se establecen las metodologías que constituirán la urdimbre sobre la que se modelará la trama de las distintas políticas públicas.

Esa brecha entre estos dos universos es difícilmente superable, porque se asienta sobre una profunda brecha en las respectivas didácticas y epistemologías. Dicho de una forma directa: los lectores de libros sobre ciencia no leen libros sobre Administración pública, y los asistentes a congresos o jornadas sobre los nuevos retos en la Administración pública no acuden a congresos científicos o a jornadas de divulgación científica. Esta distancia y fragmentación se traduce, también, en una práctica imposibilidad de publicar artículos que expongan y desarrollen, precisamente, lo relativo al entrelazamiento entre estos dos universos, ya que no encuentran cabida ni en las revistas científicas o de divulgación científica, por una parte, ni, tampoco, en las revistas de ciencias de la Administración o de derecho público, por la otra.

Curiosamente, artículos de esta naturaleza transgresora sí pueden encontrarse en publicaciones que se definen más por la identidad colectiva de sus autores (pertenencia a un grupo, una asociación, o una entidad), que por centrarse en un tema o disciplina concretos. Este ha sido el caso de la revista editada por la Asociación Profesional de Administradores Civiles del Estado (“ACEs”), que me ha dado la oportunidad de publicar los artículos que ahora recojo en esta página web. Creo, por tanto, que se hacen necesarios aquí unos párrafos sobre este colectivo profesional y sobre esta asociación y su revista.

Los Administradores Civiles del Estado, también conocidos por su denominación antigua de “TACs” (“Técnicos de la Administración Civil del Estado”), somos el cuerpo superior de funcionarios responsable de que la Administración del Estado mantenga su actividad, siguiendo, claro está, las orientaciones estratégicas que emanan del poder político.

Yo acostumbro a decir que los TACs somos “el sistema nervioso de la Administración”, que permite desde el funcionamiento diario de las distintas unidades y servicios administrativos (igual que el sistema nervioso músculo-esquelético permite el movimiento cotidiano del organismo), hasta la realización de los trabajos más sofisticados de planificación y ejecución de distintas políticas públicas (igual que el sistema nervioso central aporta la inteligencia necesaria para mantener la vida del organismo y para planificar su futuro).

Pues bien, desde la Asociación Profesional de los ACEs se ha venido realizando una labor discreta, pero al mismo tiempo valiente y comprometida, de defensa de la Administración y de los servicios públicos, haciendo frente a una creciente corriente de pensamiento que cuestiona su utilidad. Esa defensa de la Administración se ha basado en unos pocos, pero imprescindibles principios: eficacia, profesionalidad, formación, independencia política, e innovación.

Los interesados en conocer más cosas sobre este Cuerpo profesional, o en acceder a la Revista de la Asociación (en la que se han pubilcado dos de las cuatro publicaciones que he insertado en esta web), pueden visitar su página web: https://www.administradoresciviles.org





IntroducciónMaterial y MétodosResultadosReferencias